T.A.N.

TEST DE APTITUDES NATURALES

(obligatorio para la consecución del campeonato de Club  y bonificación de 10 puntos extra en el ránking anual del CETR)  

El precio es de 10 € socios y 15 € no socios.

El Test de Aptitudes Naturales es un conjunto de pruebas que lo que hacen es juzgar las cualidades innatas del perro verificando de una parte la estabilidad de carácter por un lado y su funcionalidad y movimiento por otro.

El examen del TAN se puede pasar en una o más veces. Las pruebas de carácter, movimiento y resistencia y tiro de carreta se podrán pasar en los concursos monográficos, monográficas y pruebas de trabajo, mientras que la prueba de natación se podrá pasar en las pruebas de trabajo, no descartando que se puedan pasar en los concursos monográficos y monográficas si hubiera posibilidad para ello.

Las pruebas del TAN serán juzgadas generalmente por jueces cualificados del Club, aunque también pueden ser calificas por evaluadores de carácter y aptitud designados por el Club, en consideración con sus competencias particulares (educador canino, etólogo, etc).

Tres tipos de pruebas serán impuestas a los perros, juzgados al menos por dos jueces o controladores diferentes: test de carácter, test de movimiento y resistencia y test de natación.

Los perros que hayan obtenido el Primer Grado de Salvamento Acuático serán dispensados de la prueba de natación, presentando el libro de Trabajo.

Cada test tiene una puntuación máxima de 10 puntos, el TAN, se obtendrá cuando un perro haya obtenido un mínimo de 22 puntos sobre 30.

Un perro reconocido NO APTO (habiendo totalizado menos de 22 puntos), podrá presentarse una segunda vez, para pasar un nuevo examen de TAN.

La edad requerida para pasar las pruebas de TAN será desde los 10 meses,  sin límite de edad.

Si un perro suspende una de las pruebas, la segunda y última vez que se presente para pasarlo deberá hacerlo nuevamente de las tres pruebas.

Un perro solo tendrá dos oportunidades para pasar el TAN, si estas dos oportunidades no lograra la calificación de APTO no podrá volverse a presentar.

El TAN será expedido por el Club Español del Terranova, que fijará un precio por realizar las pruebas.

A todos los perros calificados como APTOS se le otorgará un diploma que certifique su capacitación y en el que constará el nombre del perro y la puntuación obtenida, así como la fecha y el lugar de su consecución.

  1. Test de carácter.

Se juzgará la estabilidad de carácter, la emotividad, la sociabilización del perro y la manejabilidad del guía.

Los ejercicios siguientes podrán ser efectuados por el juez o evaluador de carácter o aptitud. Cinco de estos Testsserán echados a suerte.

  1. a) El juez y el guía (con el perro en la mano izquierda) se ponen en frente uno del otro, se saludan estrechándose la mano, se despiden y continúan su camino.
  2. b) El guía (con el perro en la mano izquierda) y otro propietario (conel perro en la mano izquierda) se ponen en frente uno del otro, se saludan estrechándose la mano, se despiden y continúan su camino.
  3. c) El juez manipula el perro (examen de la boca, la cola y de los testículos para los machos).
  4. d) Mientras que se le pone al perro delante un comedero con comida, el guía manipula la comida mientras el perro las come o huele.
  5. e) El guía tumba al perro en el suelo, lo pone boca arriba mientras lo manipula.
  6. f) El guía pone al perro un bozal, en caso de no tener bozal le pone una corbata a tal efecto a una cuerda con nudo corredero.
  7. g) Reacción del perro a un ruido, o un ruido de la vida cotidiana (materializado en el examen con una trompeta, petardos, piedras en una botella, ruidos de cacerolas o aceleraciones bruscas de una moto o un coche).
  8. h) Reencuentro con una persona que lleva puesto un objeto cotidiano (materializado en el examen por un sombrero, un gorro, un chubasquero, un pocho, o un paraguas).
  9. i) Reacción a un obstáculo encontrado de la vida cotidiana (materializado en el examen con neumáticos en el suelo, una rafia o placas metálicas).

Cinco de los test echados a suertes serán puntuados sobre 2 puntos cada uno.

La sorpresa del perro, ver su miedo (para un perro que “descubre”) es bastante NORMAL, sobre todo en casode petardos o ruidos de trompeta, ruidos de botellas con piedras, etc. Si embargo tras la “primera sorpresa” debe venir rápidamente la actitud de un perro equilibrado y una vuelta a la calma.

  1. Test de movimiento y resistencia

Se juzgará la condición física del perro. El propietario del perro podrá llamar a una tercera persona en calidad de conductor, para hacer ver las cualidades del perro en sus condiciones óptimas.

Paso y trote de 10 metros cada uno, seguido de un galope tendido o varios galopes cortos

El juez apreciará el movimiento y las condiciones físicas del perro (por ejemplo cojera, obesidad o delgadez). Toda cojera, el rehúsode la “carrera libre” por parte del perro o la fatiga excesiva de un perro caracterizada, al final del ejercicio, por unarespiración ronca y la lengua cianótica, el rehúsode hacer el galope serán penalizados con la nota 0.

  1. Test de natación o tiro de carreta (a elegir).

1. Test de natación: Se comprobará la atracción del perro por el agua (apreciada por el evaluador). El perro será sujetado por un comisario en la orilla dentro de una “zona de salida” delimitada por 4 conos. El comisario dejara ir al perro a la orden de su guía (que estará en el agua a bordo de una embarcación), cuando este último estime oportuno comenzar el ejercicio.

El perro debe mostrar, de manera voluntaria sin collar ni arnés, su atracción por el líquido elemento. Ya sea para reunirse con su guía o con cualquier otra persona en un barco, al guía se le permitirá simular a una persona que se ha caído por la borda al agua y ha entrado en pánico. Ya sea para nadar con su guía hasta una boya. O ya sea para ir a buscar un objeto lanzado desde la orilla o desde un barco.

Evidentemente, no es posible, a la edad a la cual se pide esta prueba, de distinguir lo innato de lo adquirido. Sin embargo, es imperativo respetar en el transcurso de este ejercicio, el principio de libertad de acción del perro. La “motivación” al perro, sea cual sea,  está admitida en todos los casos. Por consiguiente, LA ACCIÓN FORZADA (perro tirado por una correa o una cuerda, perro empujado o llevado al agua, amenazas, brutalidad) será penalizado con la nota 0.

2. Test de tiro: Se verificará el comportamiento del perro mientras se produce el enganche a la carreta. La apreciación se deja a cargo del evaluador.

Efectuar 10 metros de ida y de vuelta, tirando de una carreta.

El equipamiento será enganchado por el evaluador, siempre y cuando el perro se preste de forma voluntaria.

El evaluador apreciará la reacción del perro tanto en el momento de engancharlo a la carreta como durante el trayecto así como su capacidad de evolucionar. Todas las reacciones del perro como cólera, miedo o agresividad serán penalizadas con la nota 0.